sábado, 13 de julio de 2019

Retentiva perpetua.


Si acaso en las agujas estáticas de los relojes
recuerdas en tus labios las huellas de mis besos
verás que el mundo siguió andando sin mi tiempo;
los días sucedieron alegres y oscuras las noches
la muerte y la vida se turnaron en sumas y restas
la flor y la pluma compartieron los rocíos de la aurora
pero el amor que profesamos,
quedó, en el reloj de los sueños,
por eso, ya no se escucha el musitar de tus labios
las veces que decías, te quiero...junto a mi nombre,
por eso, llevo repetido como un eco penitente
las veces que no pude decirte, cuanto te amo.

Hoy que despierto entumecido y absorto,
vi al mundo mas viejo y también mas nuevo
y a nuestro amor que seguía en el pasado,
con su peso anclado en el atril del silencio,
cubierta, con el manto de la noche sin aurora,
recité nuestra canción para arrullarla
y crepitaron dulcemente en la memoria
los besos consumados bajo la luna en noches frías,
las promesas en el fuego de nuestros cuerpos;
luego cerré los ojos para atraparte dentro
muy adentro, aquí en el vacío de mi pecho
junto a mi alma...que aun te extraña !

Diego

viernes, 28 de junio de 2019

Interregno !





Estaba entre aquellos que transitan inertes
entre polvorientas dunas siczageantes
y entre disentidos oasis estridentes
sin hallar descanso, ni lugar que deshiele
tus caricias y heladas indulgencias;
andaba por los linderos convexos de la vida
haciéndome el encontradizo -acaso-
con el fulgor casi olvidado de tus ojos,
sin encontrar siquiera una chispa
que fuera el eslabón a tu memoria.
Aún así, busqué -en paradas polvorientas-
entre bosques, extensas praderas,
rios, manantiales, cerros y laderas
entre arbustos ajados y verdes hojas,
glaciares, desiertos y selvas vírgenes,
a la luz de la luna y del sol, busqué;
la belleza y dulzura de una flor,
una, que me alimente de tu amor,
que tenga tu picardía y candor
una, que embalsame mi dolor.

Ahora sigo mi camino,
con un suspiro profundo de tu aroma
tan profundo,
que tengo de ti...saciada el alma !


Diego