Ir al contenido principal

Entradas

Retentiva perpetua.

Si acaso en las agujas estáticas de los relojes recuerdas en tus labios las huellas de mis besos verás que el mundo siguió andando sin mi tiempo; los días sucedieron alegres y oscuras las noches la muerte y la vida se turnaron en sumas y restas la flor y la pluma compartieron los rocíos de la aurora pero el amor que profesamos, quedó, en el reloj de los sueños, por eso, ya no se escucha el musitar de tus labios las veces que decías, te quiero...junto a mi nombre, por eso, llevo repetido como un eco penitente las veces que no pude decirte, cuanto te amo. Hoy que despierto entumecido y absorto, vi al mundo mas viejo y también mas nuevo y a nuestro amor que seguía en el pasado, con su peso anclado en el atril del silencio, cubierta, con el manto de la noche sin aurora, recité nuestra canción para arrullarla y crepitaron dulcemente en la memoria los besos consumados bajo la luna en noches frías, las promesas en el fuego de nuestros cuerpos; luego cerré los ojos p
Entradas recientes

Interregno !

Estaba entre aquellos que transitan inertes entre polvorientas dunas siczageantes y entre disentidos oasis estridentes sin hallar descanso, ni lugar que deshiele tus caricias y heladas indulgencias; andaba por los linderos convexos de la vida haciéndome el encontradizo -acaso- con el fulgor casi olvidado de tus ojos, sin encontrar siquiera una chispa que fuera el eslabón a tu memoria. Aún así, busqué -en paradas polvorientas- entre bosques, extensas praderas, rios, manantiales, cerros y laderas entre arbustos ajados y verdes hojas, glaciares, desiertos y selvas vírgenes, a la luz de la luna y del sol, busqué; la belleza y dulzura de una flor, una, que me alimente de tu amor, que tenga tu picardía y candor una, que embalsame mi dolor. Ahora sigo mi camino, con un suspiro profundo de tu aroma tan profundo, que tengo de ti...saciada el alma ! Diego

...de tu aliento !

Ayer colapsé mis días donados hilando entre hojas, con hilos del tiempo promesas añejas, besos lacrados, y el recuerdo, en un suspiro atrapado Impasible... Sigo en el rincón donde ya no atino reciclando el hálito de uno en uno los de mi alma enamorada, en su intento por tomar los residuos de tu aliento. Vetado, entierro toda pesadumbre con ella, los últimos rayos de lumbre sobre todas las promesas de ayer que incaron astillas de óbito al ser. Y, ya...en la proximidad del ocaso lento; muy lento educaré mi paso con los ojos del alma ya en reposo, dócil me ausentaré, tardo al descanso. Pero antes... Me atreveré en el último minuto a regresar muy lento tras mi paso y en ese breve y sempiterno lapso me llevaré, en suave y último beso, todo de ti...en un poco de tu aliento ! Diego

Noches aquellas.

Noches aquellas cuando te dejabas amar entre lluvia de besos caricias y mimos ajuar de palabras suspiros y risas. Así eran las noches, con luces de estrellas dulzura y amor, en armonioso latir ternura y doble pasión, cuando te dejabas querer. Ay, de aquellas noches, cuando el silvido del viento era el violín de comparsa y la dulzura de tus labios, torrente de almíbar en mi boca cuando te dejabas besar. Así eran las noches así era nuestro amor;   que....perfecto creí ! Diego

Sin cupido.

.   . Sin cupido ! Un amor lindo he gestado en lo hondo, había nacido no estuvo,  ese tal cupido por nosotros esperado. Todos dicen que es travieso con el arco entre sus manos incluso, los mas cercanos siempre temen su tropiezo. No dejaremos, ninguno que estropee lo nacido, ya lo dijo el granTribuno solo el amor, nos ha unido en el sentir, somos uno sin flecha, arco...ni cupido ! Diego . .

La soñada.

.   . La soñada ! Por las noches cuando llegas me pareces extraviada, la palabra falseada, y los besos, siempre niegas. La tristeza que acontece en lo profundo del pecho por el amor ya deshecho de pensarlo me envejece. Y, el tiempo desaparece tantos años para nada si el sentimiento carece de dulzura, ya gastada, y el amor, ya nada ofrece, tu eras de mi...la soñada! Diego . .

....y no tenia fe en mis ojos !

Llegó, dizque, desde muy lejos, como si el gran Dios me la enviase, - dijo - tan solo para amarme, llegó, si...y no habia fe en mis ojos. Su ternura soltó de a pocos los cerrojos del corazón, abrió el latido y la razón y nos amamos como locos Con besos de fuego ha marcado mi alma, de su amor y su nombre, cual fina artesana -a su antojo-, como se hacen señas al bronce. Ha grabado a profundidad la medida de lo que siente lo dijo al oído y de frente que me ama -lo sentí- es verdad. Mi amor...decía susurrando, aquel ser, ahora lejano, a quien, con el paso del tiempo, aun amo - la siento- y no olvido. Se fue, dizque, no...no muy lejos, como si Dios se la llevase, - dijo - no dejará de amarme, se fue...y no había fe en mis ojos. DiEgO